NUESTRO HOGAR ES AUSCHWITZ: TORTURA FÍSICA Y PSICOLÓGICA

Posted on 3 enero, 2012

0



            Además, nosotros hacíamos ejercicio físico: una hora cada dos días. Corríamos alrededor del patio y después hacíamos flexiones en el suelo, como en la escuela. Mi récord: 76 veces seguidas (luego me dolían mucho los brazos). Pero el mejor ejercicio que conozco era el juego en grupo “¡Ataque aéreo, cuerpo a tierra!”. Se formaban dos filas y cada equipo tenía que correr llevando una escalera en alto. Los participantes tenían que sujetar la escalera con una sola mano. Cuando el SS que dirigía el juego gritaba: “¡Ataque aéreo, cuerpo a tierra!”, todos tenían que tumbarse, unos encima de otros, sin soltar la escalera. Al que la soltaba lo mataban a palos o le azuzaban a  los perros para que lo despedazaran. Después el SS empezaba a pasearse por encima de la escalera. Por último, había que levantarse sin salirse de la fila y sin caer al suelo.

            ¿Lo ves? Hoy lo increíble es la norma: aquí y en Sachsenhausen obligan a la gente a dar volteretas durante kilómetros, a caminar durante horas en cuclillas, a estar de pie en un mismo sitio durante días y noches enteras, a estar encerrado en un ataúd de hormigón llamado búnker durante meses, a estar colgado en un poste con las manos atadas o atado a un palo que se coloca entre dos sillas, a saltar como una rana y arrastrarse como una serpiente, a beber cubos enteros de agua hasta ahogarse, a dejarse azotar por miles de palos y látigos diferentes, por miles de personas… He escuchado con avidez las historias de las cárceles más desconocidas, de las prisiones provinciales de Malkinia, Suwalki, Radom, Pulawy, Lublin, y siempre las misma sofisticada técnica de tortura, desarrollada hasta la monstruosidad. Es impensable que haya surgido espontáneamente de la mente de un hombre, como Minerva de la cabeza de Júpiter. No puedo entender esta repentina borrachera de muerte, este atavismo desbordado, que creíamos superado por el progreso humano.

(BOROWSKI, Tadeusz: Nuestro hogar es Auschwitz, Alba editores, 2004, pag.42-43)

PREGUNTAS:

  1. Fíjate en la ironía con la que trata en las primeras frases el tema de las torturas físicas. Pon algún ejemplo. ¿Por qué crees que utiliza este recurso de la ironía para tratar un tema como éste?
  2. ¿Qué tipos de torturas se realizaban con los prisioneros? ¿Por qué motivos piensas que los alemanes recurrirían a estos sistemas de tortura?
  3. Explica la reflexión final del autor (frases en  negrita).
Anuncios
Etiquetado: ,