NUESTRO HOGAR ES AUSCHWITZ: LA CAJA DEL SCHREIBER

Posted on 23 enero, 2012

0



Nuestro Schreiber –es decir, el oficinista de nuestro bloque- era un judío de la ciudad de Lublin, que cuando llegó a Auschwitz había estado bastante tiempo prisionero en el Lager de Majdanek. Nada más llegar se encontró a un amigo suyo, que se había hecho muy rico trabajando en los crematorios con el Sonderkommando. Como disponía de un excelente contacto en el Lager, nuestro Schreiber empezó a fingir en seguida que estaba enfermo y lo ingresaron sin muchas gestiones en el KBII (el Krankenbau II); así se llamaba a un sector de Birkenau destinado a hospital, que estaba separado del resto del campo. Una vez en el hospital consiguió el estupendo cargo de Schreiber en nuestro bloque. No tenía, por tanto, que remover tierra con una pala durante un día entero o cargar, hambriento, sacos de cemento. El Schreiber se dedicaba al papeleo, por eso era un trabajo sujeto a continuas intrigas y envidias por parte de otros prominentes, que también protegían a sus amigos consiguiéndoles buenos puestos. Entre las obligaciones de un Schreiber figuraban las de acompañar a los enfermos, organizar los recuentos en el bloque, preparar los historiales médicos. También participaba, aunque de forma indirecta, en las selecciones de judíos, que en el otoño de 1943 se llevaban a cabo más o menos, cada dos semanas, en todos los sectores de nuestro campo. La función del Schreiber en las selecciones era escoltar a los enfermos al Waschraum, los lavabos, con la ayuda de los Pflegern. Por las tardes se los llevaban a todos de allí en camiones a uno de los cuatro crematorios que por aquel entonces se turnaban para hacer su trabajo. Finalmente, creo que en noviembre, el Schreiber tuvo fiebre alta debido, si no recuerdo mal, a un resfriado, y puesto que era el único judío enfermo de nuestro bloque, fue seleccionado “zur besonderen Behandlung”, es decir, para tratamiento especial: la cámara de gas.

(BOROSWKI, Tadeuz: Nuestro hogar es Auschwitz, Alba editores, 2004, pag.175-176)

Nota: Se llamaba “Prominenten” a los prisioneros que ostentaban algún cargo o posición destacada y podían ejercer por lo tanto su influencia (consiguiendo raciones extras de alimento, utensilios de aseo, colocando a sus favoritos en otros puestos…)

PREGUNTAS:

  1. ¿Por qué el Schreiber es considerado como un “Prominenten”?
  2. ¿Cómo  consiguió su puesto? Finalmente, ¿le sirvió para conseguir su objetivo?
Anuncios