YO FUI ORDENANZA DE LOS SS: FRÍO

Posted on 10 marzo, 2012

0



En los días de nieve, de lluvia, de frío glacial, mis compañeros de infortunio pasaban toda la jornada calados hasta los huesos, con la cabeza clavada en su pecho. Daban la impresión de que iba a hundírseles entre aquellos huesudos hombros, que eran como palos secos que despuntaban del frágil traje de presidiario. Sabía lo que era tener las cejas y la punta de la nariz completamente heladas, y las orejas, aunque me hundiese el gorro hasta la quijada, se volvían amoratadas y, debido al hielo, se nos llenaban de llagas purulentas. Me veía allí protegido bajo la barraca, impotente ahora para aliviar tanta desgracia.

 (CONSTANTE, Mariano: Yo fui ordenanza de los SS, Pirineo, 2000, pag. 161)

Anuncios