SIN DESTINO: UN TRATO ESPECIAL

Posted on 7 abril, 2012

0


Después me puse a escuchar los llamamientos sin hacer mucho caso; me acuerdo que preguntaron si había entre nosotros mecánicos o gente que supiera de mecánica, luego por gemelos o mellizos, gente con deficiencias físicas y –en medio de alguna que otra risita- si había algún enano; siguieron por los niños, asegurándonos que todos ellos recibirían un trato especial, estudios en lugar de trabajo, en fin, todo tipo de ventajas. Algunos de los adultos nos animaban: decían que no perdiéramos la ocasión de pasar por niños. Pero me acordé de los consejos de los presos que habían subido a nuestro vagón; de todas formas, yo prefería trabajar a vivir como un niño, claro que sí.

(KERTÉSZ, Imre, Sin destino, Acantilado, pag. 89)

PREGUNTAS:

  1. ¿Por qué buscaban mecánicos?
  2. ¿Qué “trato especial” iban a recibir realmente los niños y los deficientes?
  3. ¿Para qué se buscaba a los gemelos y mellizos?
Anuncios