SIN DESTINO: BUCHENWALD

Posted on 19 abril, 2012

0



Atravesamos el portón: estábamos en el nuevo campo de concentración.

Buchenwald se hallaba en medio de montes y valles, en la cima de una colina. El aire era puro, y los ojos se deleitaban con la vista del paisaje variado, lleno de bosques y casitas de techo rojo en el valle. El barracón de las duchas estaba en el lado izquierdo. Los presos eran simpáticos aunque diferentes a los de Auschwitz.

Después de llegar, pasamos por las duchas, los barberos, el líquido desinfectante y el cambio de uniforme. El uniforme era exactamente igual al de Auschwitz. El agua de las duchas, sin embargo, estaba más caliente, los barberos hacían su trabajo con más cuidado y el encargado del guardarropa intentaba acertar con las tallas, aunque fuera dando un rápido vistazo.

Concluidos los pasos habituales, nos dirigimos a una ventanilla, donde nos preguntaron si teníamos algún diente de oro. Luego, un compatriota, un antiguo preso con pelo, inscribió nuestros nombres en un libro y nos entregó un triángulo amarillo y una cinta de tela a cada uno. En medio del triángulo había una letra “U” para señalar que éramos húngaros, y, en la cinta, un número, el mío, por ejemplo, era el 64.921. Me recomendaron que aprendiera a pronunciar correctamente ese número en alemán, Vier-und-sechzig, neun, ein-und-zwanzig, puesto que ésta debía ser mi respuesta en caso de que me pidieran la identificación. No grababan el número en la piel, y si, preocupado por ello, lo hubiera preguntado en la ducha, un antiguo preso me habría contestado enfadado, levantando las manos y mirando al techo: “Aber Mensch, um Gotteswillen! Wir sind ja doch hier nicht Auschwitz!” (Pero, hombre, por el amor de Dios. Esto no es Auschwitz). No obstante, antes de que llegara la noche, tanto el número como el triángulo debían estar cosidos al traje, a la altura del pecho, con la ayuda de los únicos propietarios de hilo y aguja: los sastres. Si uno se aburría de hacer cola todo el día esperando turno, podía incentivarlos con una parte de la ración de pan con margarina, pero, de todas formas, lo hacían sin recibir nada a cambio, puesto que era su deber, según decían.

En Buchenwald no hacía tanto calor como en Auschwitz; los días eran grises y lloviznaba a menudo. A veces nos sorprendían con sopa de pan caliente por la mañana; la ración de pan en general era el tercio de una barra o incluso la mitad, no como en Auschwitz, donde la ración normal era un cuarto y a veces un quinto; la sopa del mediodía era sustanciosa e incluso a veces contenía restos de carne o, con mucha suerte, un trozo entero. Aquí supe también qué era el Zulage (suplemento), que consistía en una salchicha adicional o una cucharadita de mermelada añadida a la habitual margarina, según refirió con satisfacción el oficial vigilante. En Buchenwald dormíamos en tiendas de campaña –puesto que era un Zeltlager (campo con tiendas) o, con otra denominación, un Kleinlager (campo pequeño). Dormíamos en lechos de paja y, aunque el espacio era reducido, por lo menos podíamos acostarnos. Las alambradas no estaban electrizadas, pero debíamos tener en cuenta que si se nos ocurría salir de la tienda seríamos despedazados por los perros, cosa que no nos sorprendió por muy exagerado que pudiera parecernos al principio. Al otro lado de la valla, por donde los caminos subían a la colina, entre los barracones verdes bien cuidados y los edificios de piedra, todos los atardeceres teníamos ocasión de realizar nuestras compras: los presos antiguos que dormían allí nos vendían cucharas, navajas, platos e incluso ropa. Uno de ellos me ofreció un suéter por el “módico precio”, dijo, de medio pan, pero al final no se lo compré puesto que en verano no necesitaba suéter y el invierno –pensaba- estaba todavía lejos.

(KERTÉSZ, Imre: Sin destino, Acantilado, pag. 127-130)

PREGUNTAS:

  1. Busca información sobre dónde está situado Buchenwald (en qué país, en qué zona, su paisaje, ciudades próximas, etc.)
  2. ¿Qué diferencias establece el autor entre Auschwitz y Buchenwald? ¿Cuál de los dos sale “ganador” en la comparación? ¿Cuál era en definitiva el rasgo principal que separaba a Auschwitz de otros campos como Buchenwald?
Anuncios
Etiquetado: ,