SIN DESTINO: EL PRESTIGIO DE LOS ALEMANES

Posted on 27 abril, 2012

0



(Encerrada una gran multitud de judíos húngaros en una fábrica de ladrillos, se les propone viajar a Alemania “para trabajar en la industria de guerra”):

Sobre los alemanes había también diversas opiniones. Muchos afirmaban, preferentemente las personas de mayor edad y con experiencia, que, independientemente de lo que pensaran sobre los judíos, los alemanes eran en el fondo –como todos sabíamos- gente limpia, honrada, amante del orden, la puntualidad y el trabajo, y que apreciaban estas mismas cualidades en los demás. A grandes rasgos eso era lo que yo también pensaba, y estaba seguro de que me sería útil lo poco que había aprendido de su idioma en el colegio. Principalmente esperaba encontrar en el trabajo una vida nueva, ordenada y ocupada, experiencias nuevas y algo de diversión; una vida más agradable y placentera que la que había tenido hasta entonces, según nos prometían. Eso mismo comentaban todos los muchachos. Llegué incluso a pensar que, de esa forma, podría conocer un poco de mundo. A decir verdad, si consideraba algunos de los últimos acontecimientos  -los guardias armados, el asunto de mis papeles, la justicia en general-, no tenía un gran sentimiento de amor a la patria.

Había también gente más desconfiada, que parecía saber otras cosas, conocer otros aspectos del carácter alemán, gente que no sabía qué hacer y que pedía consejo; otros opinaban que, en lugar de fomentar la discordia, tendríamos que oír la razón y comportarnos con dignidad ante la autoridad. Todos esos argumentos, junto con otros, contrarios, todas las noticias, toda la información se discutían y se volvían a discutir una y otra vez, en grupos grandes o pequeños que se formaban y se volvían a formar en el patio. Se mencionó también a Dios y “su inescrutable voluntad”, como dijo alguien.

(KERTÉSZ, Imre: Sin destino, Acantilado, pag. 68-69)

PREGUNTAS:

  1. ¿Qué dudas surgen dentro del grupo judío?
  2. ¿Qué argumentos se dan para aceptar la oferta de viajar a los campos de trabajo en Alemania?
  3. ¿A qué se refieren cuando hablan de Dios y “su inescrutable voluntad”? ¿Qué consecuencias tendría ese tipo de mentalidad?
Anuncios