COMANDANTE DE AUSCHWITZ: HÖSS CULPABILIZA A LOS JUDÍOS

Posted on 10 mayo, 2012

0



El campo de Sachsenhausen, donde antes casi no había judíos, ahora estaba literalmente infestado de ellos. La corrupción, prácticamente desconocida hasta entonces, apareció masivamente bajo las formas más diversas.

Para los detenidos “verdes” (los delincuentes), los judíos eran materia de explotación y, por lo tanto, los acogieron con alegría. Nos vimos obligados a prohibir que los judíos recibieran dinero porque, de lo contrario, un completo desorden se habría apoderado de la vida del campo. Esos judíos rivalizaban en todo entre ellos. Trataban de agenciarse una función cualquiera y, una vez que habían ablandado a los Kapos, se inventaban nuevos puestos en los que trabajar. No vacilaban en presentar falsas acusaciones contra sus compañeros con tal de alcanzar cierta estabilidad. Y, cuando llegaba a ser “alguien”, se dedicaban a oprimir sin piedad a los de su raza, superando en todos los sentidos a los “verdes”.

Muchos judíos, sumidos en la desesperación por las persecuciones que sufrían, se arrojaron contra los alambres de espino electrizados, se ahorcaron o trataron de huir, sabiendo de antemano que morirían acribillados por los centinelas.

El comandante del campo de Sachsenhausen juzgó oportuno informar a Eicke de esos incidentes, que cada vez se hacían más frecuentes. Pero Eicke respondió simplemente: “Dejélos. Que los judíos se devoren entre ellos.

Quisiera subrayar aquí que, personalmente, nunca sentí odio hacia los judíos. Aunque los consideraba enemigos de nuestro pueblo, insistía en tratarlos como a los demás reclusos, sin establecer ninguna distinción entre ellos. Por otra parte, el odio no es un rasgo que me caracterice.

(HÖSS, Rudolf: Yo, comandante de Auschwitz, Ediciones B, pag. 124)

PREGUNTAS:

  1. Höss, no puede evitar los prejuicios contra los judíos en los que ha sido educado. ¿De qué acusa a los judíos que llegaban al campo? ¿Cuál era el motivo real de que los presos se beneficiaran de la llegada de un transporte de judíos?
  2. Sin embargo, de forma indirecta, Höss nos deja entrever cuáles eran las causas reales del comportamiento “egoísta” de algunos presos. ¿Por qué era tan importante hacerse con un buen puesto dentro del campo y defenderlo?
  3. Höss, como es habitual en toda su obra, trata en todo momento de evitar su responsabilidad. ¿En quién vuelve a hacer recaer toda la culpa? Sin embargo, en su intento de exculparse nos ha dado la clave para comprender la causa del enfrentamiento entre presos. ¿Quién permitía, e incluso fomentaba, las disputas y rivalidades entre ellos? ¿Con qué objetivo crees que lo hacían?
Anuncios