COMANDANTE DE AUSCHWITZ: EL TRABAJO HACE LIBRE

Posted on 27 mayo, 2012

0


En lo que a mí respecta, siempre me ha gustado trabajar. Realicé los trabajos manuales más duros en las peores condiciones: trabajé en las minas, en las fábricas de ladrillos, conduje camiones, talé árboles, fabriqué traviesas, extraje turba. No existe tarea agrícola que no haya ejecutado con mis propias manos. Pero no conforme con trabajar, observaba atentamente a mis compañeros, su existencia, sus costumbres, sus condiciones de vida. Me creo, pues, con derecho a afirmar que conozco el significado profundo del trabajo y que sé apreciar sus resultados.

Sólo me sentía satisfecho conmigo mismo después de hacer bien mi trabajo, y nunca he exigido a mis subordinados más de lo que yo mismo habría hecho.

(…)

El trabajo representa para los reclusos no sólo un castigo eficaz, en el mejor sentido de la palabra porque les permite disciplinarse y luchar contra la nefasta influencia de la prisión, sino además un excelente medio educativo para quienes carecen de firmeza y energía: realizar un esfuerzo constante los aleja de una vida dedicada al crimen.

Todo lo anterior, sin embargo, no es aplicable más que en condiciones normales, y sólo así puede entenderse el lema: “El trabajo os hará libres.” Eicke, nuestro jefe, tenía la firme intención de obtener la liberación para los prisioneros, de cualquier  categoría, que se hubieran distinguido por su dedicación al trabajo, pero la Gestapo y la policía judicial del Reich no se ponían de acuerdo con él. Aunque se salió con la suya en ciertos casos, la guerra puso fin a sus buenas intenciones.”

(HÖSS, Rudolf: Yo, comandante de Auschwitz, Ediciones B, 2009, pag. 64-66)

NOTA: La frase “Arbeit macht frei” (El trabajo hace libre) era la frase que recibía a los prisioneros de Auschwitz I sobre el portón de entrada al campo. Era indicativo de lo que podían esperar allí, puesto que los no aptos para el trabajo serían seleccionados nada más llegar para ser exterminados en las cámaras de gas, y aquellos que fueran considerados trabajadores útiles sólo eran mantenidos mínimamente con vida mientras pudieran producir. Piensa que, por lo tanto, para los reclusos en los campos de concentración esa frase (“El trabajo hace libre”), era toda una cruel ironía, por cuanto realmente el trabajo agotador (y la escasa alimentación) provocaban en los presos su “liberación” al morir por agotamiento.

PREGUNTAS:

  1. ¿Qué opinión tiene el autor sobre el trabajo en las prisiones? ¿Qué finalidad tendría según esta opinión?
  2. ¿Con qué finalidad y en qué condiciones el autor aplicó realmente el trabajo mientras fue comandante en el campo de concentración de Auschwitz? ¿Se corresponde con lo manifestado en la pregunta anterior?
  3. Según manifiesta en el último párrafo, el lema de Auschwitz respondería a una intención real, liberar a los prisioneros más trabajadores. ¿Con qué excusas justifica el hecho de que no se produjeran nunca liberaciones por ese motivo?
Anuncios