DOCTORES DEL INFIERNO: MUJERES UTILIZADAS PARA LA REANIMACIÓN

Posted on 16 junio, 2012

0



Las mujeres del campo de concentración a las que s utilizaba para la reanimación en los experimentos de congelación recibían el nombre de “prostitutas”. En un memorando fechado el 5 de noviembre de 1942, el doctor Rascher escribía:

“Para los experimentos de reanimación mediante calor animal tras la congelación, tal y como ordenó el Reichsführer-SS, hice que me asignaran cuatro mujeres del campo de concentración de Ravensbrück.” (…)

Lo que sigue es una carta de Rascher a Himmler fechada el 17 de febrero de 1943. La carta resume la eficacia del proceso de reanimación humana.

(…) “Actualmente estoy intentando demostrar a través de experimentos con seres humanos que es posible reanimar a personas congeladas mediante frío seco con la misma rapidez que a personas congeladas mediante su inmersión en agua fría. El Gruppenführer doctor Grawitz, del Servicio Médico de las SS, dudaba mucho de que esto fuera posible (…) Hasta ahora he congelado a unas treinta personas dejándolas desnudas y a la intemperie entre nueve y catorce horas, a temperaturas entre 0 y -1º C. Pasada una hora de paroxismo, metía a los dichos sujetos e una bañera de agua caliente. De momento, todos los pacientes se han recuperado completamente en el plazo de una hora, como máximo; aunque algunos de ellos tenían las manos y los pies blancos por la congelación. En algunos casos, se observó una leve fatiga y una fiebre ligera al día siguiente del experimento. No he observado ningún resultado fatal como consecuencia de un calentamiento tan extremadamente rápido. De momento no he podido llevar a cabo ninguna reanimación mediante sauna, como me ordenó usted, mi apreciado Reichsführer (…)”

El documento adjunto, clasificado como “secreto”, dice lo siguiente:

“Experimentos para la reanimación mediante calor animal de seres humanos sometidos a frío intenso.

A.  A propósito de los experimentos:

Comprobar si la reanimación de personas sometidas a frío intenso mediante calor animal (es decir, calor de animales o de seres humanos) es tan buena o mejor que la reanimación mediante medios físicos o médicos.

B.  Metodología de los experimentos:

Se enfriaba a los sujetos de experimentación del modo habitual (con ropa o sin ella), en agua fría, con temperaturas que variaban entre 4º C y 9º C. La temperatura rectal de cada uno de los sujetos se registraba por medios termoeléctricos. El descenso de la temperatura se manifestaba en el intervalo de tiempo habitual, dependiendo del estado físico general des sujeto de experimentación y de la temperatura del agua. Se sacaba del agua a los sujetos de experimentación cuando su temperatura rectal alcanzaba los 30º C. Llegados a ese punto, todos los sujetos habían perdido el conocimiento. En ocho casos, se situó a los sujetos entre dos mujeres desnudas, en una cama espaciosa. Las mujeres debían situarse lo más cerca posible de la persona helada. Después, se los cubría a los tres con mantas. No se intentaba acelerar el proceso de reanimación mediante el uso de lámparas o fármacos.

C.     Resultados:

  1. Llama la atención que, cuando se tomaba la temperatura al sujeto, se hubiera producido un nuevo descenso de hasta 3º C, es decir, una caída mayor de la vista en cualquier otro método de reanimación. Se observó, sin embargo, que el sujeto recuperaba antes la conciencia, es decir, a una temperatura corporal más baja que con otros métodos de recalentamiento. Una vez el sujeto recuperaba la conciencia, no volvía a perderla, sino que comprendía enseguida la situación y se acurrucaba junto a las mujeres desnudas. A partir de entonces la subida de la temperatura corporal se producía aproximadamente con la misma rapidez que en sujetos de experimentación a los que se había reanimado cubriéndolos con mantas. Hubo cuatro excepciones en las que los sujetos de experimentación efectuaron el acto sexual a temperaturas corporales de entre 30º C y 32º C. En estos sujetos, la temperatura subió muy rápidamente tras el acto sexual, lo que podría compararse con el ascenso rápido de la temperatura en una bañera de agua caliente.
  2. Otra serie de experimentos giró en torno a la reanimación de personas sometidas a frío intenso valiéndose de una sola mujer. En todos estos casos la reanimación fue notablemente más rápida que la conseguida por dos mujeres. (…)

D. Conclusión:

Los experimentos de reanimación de sujetos sometidos a frío intenso demostraron que la reanimación mediante calor animal es muy lenta. (…) Dado que la exposición física prolongada a bajas temperaturas entraña un riesgo de lesiones internas, ha de elegirse el método de reanimación que garantice la atenuación más veloz de  temperaturas peligrosamente bajas. Este método, según nuestra experiencia, es el suministro rápido y masivo de calor mediante un baño caliente. (…)

Dachau, 12 de febrero de 1943.

Firmado: Doctor S. Rascher

Hauptssturmführer-SS

(SPITZ, Vivien: Doctores del Infierno, Tempus, 2009, pags. 140-145)

PREGUNTAS:

1. ¿ En qué condiciones se realizaban los experimentos con bajas temperaturas?

2. A lo largo de todo este fragmento, es apreciable la escasa calidad científica de los experimentos realizados por Rascher para la reanimación tras la congelación. Demuestra cómo los experimentos carecían de base científica, incluso podían llegar a ser absurdos, a partir de citas de este fragmento.

Anuncios