DOCTORES DEL INFIERNO: EXPERIMENTOS CON SULFANILAMIDA

Posted on 20 junio, 2012

0



Tras las bajas que, en número ingente, causó la gangrena gaseosa en el frente ruso en el invierno de 1941-1942, a raíz del ataque alemán a Rusia, se llevaron a cabo experimentos con sulfanilamida para evaluar si dicho fármaco podía usarse con soldados en el campo de batalla a fin de mejorar sus posibilidades de supervivencia durante los largos traslados a los hospitales de base. Los Aliados llamaban a la sulfanilamida el “medicamento milagroso”. Los soldados alemanes, que oyeron hablar de esto, preguntaban a sus oficiales médicos por qué ellos no la usaban. Si no podían curarse las heridas en el campo de batalla, era preciso disponer de hospitales de campaña para intervenir quirúrgicamente a los soldados en el frente.

Para comprobar la efectividad de la sulfanilamida en infecciones, se realizaron experimentos en el campo de concentración femenino de Ravensbrück entre el 20 de julio de 1942 y agosto de 1943.

Quince reclusos varones y sesenta reclusas de nacionalidad polaca fueron sometidos a los experimentos, (…)

Se hacía en el músculo una incisión de unos diez centímetros de largo, se introducían bacterias infecciosas en la herida y posteriormente se añadían virutas de madera. Tras cada experimento inicial, se procuraba agravar la infección gangrenosa. (…) En estos experimentos se interrumpía la circulación de la sangre por los músculos en la zona de la infección anudando los músculos por ambos lados. Esta serie de experimentos dieron como resultado infecciones muy graves y varias muertes. (…)

Cuatro mujeres polacas sometidas a experimentos testificaron ante el tribunal. Sólo se usaban reclusas sanas, ninguna de ellas voluntaria.(…)

Todas las reclusas sufrieron fortísimos dolores. El tribunal pudo ver las mutilaciones a las que fueron sometidas las mujeres polacas que actuaron como testigos. Se aportaron como pruebas fotográficas de sus cicatrices que pasaron a formar parte permanentemente del sumario.

La imputada Oberheuser ordenó que no dieran medicinas ni morfina a muchas de las víctimas. Sólo se les ponían vendajes de cuando en cuando, lo que causaba un espantoso olor a pus en las habitaciones.

 

(SPITZ, Vivien: Doctores del Infierno, Tempus, 2009, pags. 183 a 186)

PREGUNTAS:

1. ¿Cuál era el objetivo de estos experimentos con sulfanilamida?

2. ¿Cómo se realizaron los experimentos?

3. En el juicio se demostró que estos crueles experimentos eran innecesarios. Piensa y explica por qué motivos podemos considerar que era innecesario infectar a presos para tratarlos con el medicamento.

Anuncios