SONDERKOMMANDO: SELECCIÓN DE LOS “MUSULMANES” PARA LA CÁMARA DE GAS

Posted on 29 julio, 2012

0



Las selecciones en el interior del campo tenían lugar los días de celebración de las grandes fiestas judías, en especial el Yom Kippur. Cuando, a pesar de todo, llegaba un grupo semejante, era lo peor que había. Sabían ya que eran enviados a la cámara de gas, a una muerte cierta. Por lo general, habían pasado algún tiempo en un barracón aislado, hasta que los alemanes juzgaran que eran lo bastante numerosos como para ser enviados a la cámara de gas sin malgastar Zyclon B. La estancia era muy grande y, cuanto más se llenaba, menos gas necesitaban los alemanes para matar a sus víctimas.

Por lo general, aquella gente estaba tan debilitada, tan enferma y resignada que no creaban muchos problemas. En la jerga del campo, a aquellos prisioneros, reducidos al límite extremo de sus fuerzas y que ya sólo tenían la piel y los huesos, se les llamaba “musulmanes”. Pienso que la palabra procede de la posición que adoptaban al caer agotados durante las interminables listas; lo intentaban todo para no caer al suelo y reunían sus últimas fuerzas para mantenerse en pie, pero cuando acababan perdiendo las fuerzas, sus rodillas se doblaban por el peso del cuerpo y la cabeza, demasiado pesada, caía hacia delante. Se encontraban en el suelo, en la posición de los musulmanes orando. Cuando el kapo no les remataba allí mismo, tomaba su número para la siguiente selección.

(SHLOMO VENEZIA: Sonderkommando, RBA, 2010, pag. 96-97)

PREGUNTAS:

1. ¿A quiénes se llamaba “musulmanes”?

2. ¿Por qué motivos llegaban los prisioneros a esa situación?

Anuncios