SONDERKOMMANDO: DIFERENCIAS ENTRE LOS CREMATORIOS II-III Y IV-V

Posted on 30 julio, 2012

0



(…) Sobre todo, en el nuestro, no había fosas comunes, los cuerpos eran quemados en los hornos. Pero allí los hornos a menudo estaban averiados o eran insuficientes, y entonces era preciso quemar los cuerpos en fosas al aire libre. (…)

No entré en los Crematorios IV y V, sólo puedo decir lo que vi desde fuera. (…) allí sólo vi las fosas. Eran una especie de grandes piscinas, los cuerpos eran llevados y echados dentro por algunos hombres del Sonderkommando que sabían como hacerlo. Si recuerdo bien, había dos fosas que estaban ante la entrada, del lado del Crematorio. Sé que los historiadores decían que las fosas eran más numerosas, pero yo, cuando estaba allí, sólo vi funcionar dos. Se parecían a las fosas que vi funcionar  cerca del Búnker 2, con la diferencia de que, en el Crematorio V, las fosas completaban los hornos.

Los Crematorios IV y V eran más pequeños  que los Crematorios II y III, los hornos funcionaban peor, con una capacidad inferior. Las fosas permitían acelerar el ritmo de eliminación de los cadáveres, pues se tarda mucho en quemar setecientos cuerpos en unos hornos tan pequeños. Sobre todo porque los hornos no funcionaban correctamente. En los nuestros, podían caber hasta mil ochocientas personas.

Por término medio, todo el proceso de eliminación de un convoy debía durar unas setenta y dos horas. Matarlos era rápido, lo más largo era quemar los cadáveres. Ése era el principal problema de los alemanes: hacer desaparecer los cuerpos. Las fosas permitían ir algo más deprisa.

(SHLOMO VENEZIA: Sonderkommando, RBA, 2010, pag. 101-102)

Anuncios