SONDERKOMMANDO: TRABAJOS FORZADOS

Posted on 16 agosto, 2012

0



Trabajé en el kommando de albañiles, en una obra que pertenecía a civiles austriacos. En aquel campo, el trabajo consistía en excavar galerías en la montaña. Al llegar, en la plaza mayor de la obra, los contramaestres llamaban a un determinado número de personas para un determinado trabajo. Con mi cuñado, mis primos y unos amigos, conseguimos formar un grupito de unas cincuenta personas que se conocían. Nos las arreglábamos para permanecer juntos y hacer siempre el mismo tipo de trabajo cada vez. Los contramaestres y demás supervisores eran austriacos, pero también había guardias de la SS y kapos. Mi grupo tenía que excavar las galerías, lo que tenía la ventaja de mantenernos calientes y distanciarnos de los guardias alemanes, que permanecían fuera. Algunos civiles austriacos entraban de vez en cuando para controlarnos. Pero, por lo general, no necesitaban entrar para saber si trabajábamos con bastante rapidez. Bastaba con ver el ritmo con el que la correa transportadora llena de tierra salía de la galería. Se trataba de trabajos forzados y no teníamos bastante comida ni descanso pero, por otra parte, no era demasiado agotador.

(SHLOMO VENEZIA: Sonderkommando, RBA, 2010, pag. 155-156)

Anuncios