DESDE AQUELLA OSCURIDAD: PARTICULARIDAD DEL GENOCIDIO NAZI DE LOS JUDÍOS

Posted on 2 noviembre, 2012

0



…el exterminio nazi de los judíos, y simultáneamente de un gran número de gitanos, se concibió como el primer paso de un programa gigantesco de genocidio de las denominadas “razas inferiores de Europa”. Un principio de todo ello se dio en Rusia, donde se dice que los nazis asesinaron a alrededor de siete millones de civiles entre 1941 y 1944, así como en Polonia, donde los números que se denuncian varían, según la fuente, de entre ochocientos mil a dos millones cuatrocientos mil ciudadanos polacos, aparte de judíos.

A la vista de estas cifras monstruosas y del hecho de que le genocidio ha existido de una forma u otra desde que se documenta la historia del hombre –también en nuestros tiempos, y perpetrado por otros pueblos aparte del alemán-, no es necesariamente sorprendente que la pregunta: “¿Qué tiene de diferente el asesinato nazi de los judíos?” se haya formulado repetidamente, y a menudo por personas ilustradas.

(…)

Los planes nazis para la “solución final” en términos de asesinato de masas cristalizaron a medida que evolucionaban los planes para invadir Rusia. los ejércitos que avanzaban  en territorio ruso en junio de 1941 eran seguidos estrechamente por los infames Einsatzgruppen (grupos de acción), que ejecutaban fielmente la orden del Führer de ejecutar a “judíos, gitanos, inferiores raciales, asociales y comisarios políticos soviéticos”.

(…)

A pesar de sur repugnante eficacia en Rusia, las ejecuciones por fusilamiento fueron pronto desestimadas por ineficientes de cara a lo que Himmler llamaba la “inmensa tarea que queda por delante” en Polonia. También era demasiado peligroso, pues había que implicar a demasiados soldados de la Wehrmacht y de las SS. Se necesitaban nuevas técnicas, y aquí el personal de la eutanasia (algunos de cuyos integrantes ya habían “trabajado” en Rusia) se vio con un nuevo papel.

Lo que diferencia, además de su horror sin precedentes, al genocidio nazi de los judíos en su desarrollo fue el concepto y la organización de los “campos de exterminio”. Incluso hoy existe un gran malentendido sobre la naturaleza de estas instalaciones tan especiales de las que sólo hubo cuatro, todas ellas en Polonia ocupada y todas de una duración reducida.

(…)

Pero no fue sólo el procedimiento tras el asesinato nazi de los judíos lo que lo distinguía de otros ejemplos de genocidio. Los métodos empleados también fueron únicos y calculados de modo excepcional. Las matanzas fueron organizadas sistemáticamente para alcanzar la máxima humillación y deshumanización de las víctimas antes de su muerte. Esta pauta vino dictada por un propósito claro y cuidadoso, no por “mera” crueldad o indiferencia: los vagones de transporte repletos y faltos de aire, sin provisiones sanitarias, comida o bebida, mucho peor que el transporte de ganado; la histeria atizada (literalmente) de la llegada; la separación inmediata y siempre violenta de hombres, mujeres y niños; la exposición pública de la desnudez; los exámenes físicos increíblemente rudos en pos de bienes escondidos; el rapado y afeitado de mujeres, y por fin la carrera, desnudos, hacía las cámaras de gas, bajo el azote de los látigos.

–  ¿Cuál pensó por entonces que era el motivo del exterminio de los judíos? –le pregunté a Stangl.

“Querían su dinero –replicó enseguida-. ¿Tiene idea de las sumas extraordinarias de que se trataba? Así es como se pagó el acero sueco.”

Puede que lo creyera realmente, pero lo dudo. La contabilidad de Globocnik mostraba que Aktion Reinhardt (así llamada por Heydrich) produjo 178.745.960 marcos alemanes. Para un solo hombre, en relación con su salario, puede parecer mucho dinero. Sin embargo, ¿qué representa en el contexto de los ingresos y gastos normales de un país, en la paz o en la guerra? Una suma trivial.

-¿Por qué? –le pregunté a Stangl-. Si los iban a matar de todos modos, ¿qué sentido tenía la humillación, por qué esa crueldad?

“Para condicionar a los que tenían que llevar a cabo los procedimientos –dijo-. Para hacer posible que hicieran lo que hicieron.” Esto, según creo ahora, es verdad.

Para lograr el exterminio de millones de hombres, mujeres y niños, los nazis cometieron no sólo un asesinato físico, sino también espiritual: contra los que mataron, contra los que mataban, contra los que sabían que se efectuaban matanzas y, además, hasta cierto punto, por siempre jamás, contra todos nosotros, que estábamos vivos y éramos seres pensantes por entonces.

(SERENY, Gitta: Desde aquella oscuridad. Conversaciones con el verdugo: Franz Stangl comandante de Treblinka, Edhasa, 2009, pag. 131 a 142)

PREGUNTAS:

1.  Según la autora, ¿cuáles son las particularidades del genocidio de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial?

2. ¿Cuál era el objetivo de la “deshumanización de la víctima”?

3. ¿Cómo justifica Stangl el asesinato de millones de judíos? ¿Te parece un argumento creíble? ¿Por qué?

Anuncios
Etiquetado: ,