DESDE AQUELLA OSCURIDAD: DESCRIPCIÓN DE TREBLINKA

Posted on 7 noviembre, 2012

0



El campo tenía unas veinte hectáreas (seiscientos metros por cuatrocientos) y se dividía en dos grandes secciones y cuatro subsecciones. El “campo superior” –Campo II- incluía las cámaras de gas, la instalación para el tratamiento de los cadáveres (fosas de cal al principio, luego inmensas parrillas para la incineración, conocidas como “asadores”), y los barracones para los Totenjuden, los grupos de trabajo judíos. Una de las barracas era para hombres, luego hubo otra para mujeres. Los hombres cargaban con los cuerpos y los quemaban; las doce chicas cocinaban y lavaban.

El “campo inferior” o Campo I estaba subdividido en tres secciones, rígidamente separadas por alambradas de espino que, al igual que las vallas exteriores, estaban entretejidas con ramas de pino a efectos de camuflaje. La primera sección contenía la rampa de descarga y la plaza –Sortierungsplatz- donde se hacían las primeras selecciones; el falso hospital (el Lazarett) donde los viejos y enfermos eran tiroteados en lugar de gaseados; las barracas para desnudarse, donde las víctimas dejaban su ropa, se les cortaba el pelo si eran mujeres y eran registradas internamente en busca de objetos valiosos escondidos, y por fin la “carretera hacia el cielo”. Ésta, que empezaba a la salida de la barraca donde se desnudaban mujeres y niños, era un paso de tres metros de ancho con alambradas de espino de tres metros de alto a ambos lados (también espesamente camufladas con ramas, que se renovaban constantemente, de modo que no podía verse nada), por el que los prisioneros desnudos, en hileras de a cinco, tenían que correr cien metros colina arriba hasta los “baños” –las cámaras de gas- y donde, cuando el mecanismo del gaseo se averiaba –algo que sucedía a menudo-, debían mantenerse  a la espera de su turno durante horas.

A la izquierda de esta parte del campo, separado del mismo por otra alambrada, estaban las dependencias de trabajo y residencia de los arbeitjuden –los trabajadores judíos que componían esta parte inferior del campo: carpinteros, zapateros, sastres y orfebres, médicos del consultorio, lavanderas, ayudantes de cocina y los kapos-, los gestores del gueto y la policía. A la derecha del llamado gueto estaba la Appelplatz: el patio donde se pasaba lista dos veces al día. El patio servía también para otros propósitos, como conciertos, las actividades que Kurt Franz consideraba “deporte” (carreras y combates de boxeo que terminaban cuando los perdedores morían), castigos (el látigo se utilizaba casi diariamente al pasar lista al anochecer) y ejecuciones (normalmente, la horca; a menudo se les colgaba cabeza abajo).

(SERENY, Gitta: Desde aquella oscuridad. Conversaciones con el verdugo: Franz Stangl comandante de Treblinka, Edhasa, 2009, pag. 236 A 237)

Anuncios
Etiquetado: ,