UNA MUJER EN BIRKENAU: EL PAN DEL AÑO 42

Posted on 14 octubre, 2013

0



UTENSILIOS PARA COMEREn Oswiecim la composición del pan cambió mucho a lo largo del tiempo, pero las prisioneras coinciden en que el peor de todos fue el de noviembre de 1942. Es posible que quisieran ahorrar, porque en aquel momento había pocas prisioneras sanas en aquel inmenso Lager y eran pocas las que podían comer en condiciones. Puedes renunciar al agua, puedes obligarte a comerte tu ración de sopa densa que te quema por dentro  o una patata sin pelar, pero con el pan todo lo más que puedes hacer es morderlo y masticarlo, porque eres incapaz de tragártelo. Así que siempre queda pan, que las enfermas dejan secar mientras recuperan el apetito. Mientras los prisioneros sanos se mueren de hambre, cada mañana se tira a la basura en el hospital una camilla entera con trozos de pan mordisqueado y enmohecido.

(Seweryna Szmaglewska, Una mujer en Birkenau, Alba editores, pag. 70)

Anuncios
Etiquetado: ,