EN EL CORAZÓN DEL INFIERNO: PERTENENCIAS PERSONALES

Posted on 21 febrero, 2015

0



PERTENENCIAS AUSCHWITZEn un rincón han quedado todas sus pertenencias, mezcladas en un ovillo, un revoltijo. Las ropas que hace un instante se han quitado al desnudarse. Son ellas, sus cosas, las que ahora no les permiten mantener la calma. A pesar de saber que ya no las necesitarán, permanecen atadas a ellas por múltiples lazos, aún conservan el calor de sus cuerpos. Ahí están, en desorden; aquí un vestido, allí el chaleco que tanto abrigaba. ¡Ay, si pudieran volver a ponerse esas ropas, qué bienestar sentirían, qué dichosas serían!

¿Será cierto, pues, que su situación es tan trágica que ya nunca más vestirán sus cuerpos esas ropas?

¿Se quedarán ahí abandonadas, tiradas? ¿Nunca más volverán a verlas?

Ay de esas ropas, ahora huérfanas. Son como testigos, advertencias, indicios de la muerte inminente.

Ay, quién vestirá esas ropas cuando ellas hayan muerto. Una sale de la fila y va hacia un pañuelo de seda que ha quedado atrapado bajo el pie de un compañero. Lo recoge rápidamente y vuelve a fundirse en la fila. Le pregunto por qué necesita ese pañuelo. “Es un recuerdo”, me contesta la joven en voz baja. Y quiere llevárselo a la tumba.

(GRADOWSKI, Zalmen: En el corazón del infierno. Documento escrito por un Sonderkommando de Auschwitz-1944. Anthropos, 2008. Pags. 143 a 144)

Anuncios