DESTINADA AL CREMATORIO: EL RÉGIMEN PENITENCIARIO DE SARREBRUCK

Posted on 10 abril, 2015

0


soup theresienstadtEl régimen penitenciario de Sarrebruck es para nosotros siempre el mismo durante los ocho días que estamos allí. Por la mañana nos llevan a las “duchas”, una habitación siniestra y sucia donde hay unos pocos grifos. El primer día empezamos a desnudarnos. Pero tres segundos más tarde, a gritos y a empujones nos hacen salir, sin dejarnos ni vestir. Tenemos que hacerlo fuera, en medio de las risas de los SS. La misma operación se repite cada día. Ahora ya no intentamos desnudarnos, sino lavarnos sencillamente la cara y las manos, pero ni eso es posible. ¿Cómo hacerlo en unos segundos, cuando para cada grifo hay más de veinte mujeres? Empezamos a ir bastante sucias y eso nos humilla profundamente.

De las “duchas” pasamos a un comedor, una habitación en medio de la cual hay una mesa  interminable, alrededor  de unos bancos rudimentarios donde, sentadas, inmóviles, en silencio y con las manos encima de la mesa tenemos qu estar durante horas y más horas.

A mediodía, sopa de ortigas, sencillamente hervidas con agua y sal. Una rebanada de pan pequeñísima por cabeza. Nada más y otra vez el silencio y la inmovilidad. Hasta que, naturalmente sin cenar –las ortigas son el “plato único” del día-, pasamos al dormitorio. Allí tenemos que tumbarnos en unos estrechísimos y duros jergones, colocados en tres pisos superpuestos hechos con cuatro tablas; y la altura entre una cama a la ora es tan reducida que más bien parece que te colocas en un nicho. Allí dormimos oprimidos hasta lo inverosímil; y como las puertas y las ventanas permanecen herméticamente cerradas  desde el exterior, al cabo de un corto rato el aire es irrespirable. Congestionadas, a punto de asfixiarse, tenemos la impresión ue nuestras sienes van a estallar.

Ocho días después de tal régimen, nos sacan de Sarrebruck.

(Mercedes Núñez Targa: Destinada al crematorio. De Argelès a Ravensbrück: las vivencias de una resistente republicana española, Renacimiento-Biblioteca de la memoria, 2011, pags. 63 a 64)

Etiquetado: , , ,