DESTINADA AL CREMATORIO: EXPERIMENTOS MÉDICOS EN EL BARRACÓN 32

Posted on 25 abril, 2015

0


experimentos ravensbruckFuera, algunas prisioneras ya veteranas en el campo, vagan entorno a nuestro bloque a la caza de noticias frescas. De repente descubro entre ellas a Lola García Etxevarrieta, vieja luchadora, buena amiga mía de Barcelona. Sin pensármelo más, salto por la ventana. Nos abrazamos con emoción.

(…)

– Lola, nos han dicho que si una está enferma que no lo diga. ¿Por qué?

Lola es una mujer sincera y valiente. La mano que me coge el brazo tiembla un poco. Pero no le queda más remedio que decir la verdad.

– Hace algún tiempo, ¿sabes?, vino un transporte de mujeres –empieza diciendo-. Eran todas soviéticas. Llegaron al atardecer y las colocaron en hileras, fuera. Era el momento más duro del invierno. Por la mañana siguiente cuando fuimos a trabajar aún estaban allí, de pie, en hileras. Algunas estaban por el suelo, muertas, tal vez desfallecidas, no lo sé. Prohibido tocarlas. Cuando volvimos del trabajo, por la noche, las mujeres continuaban en el mismo sitio, inmóviles, pero desnudas. Al día siguiente por la mañana casi todas estaban muertas. Pero unas cuantas desgraciadas continuaban allá, aún de pie. ¡Aquellos ojos…! Cuando, volvimos de trabajar la plaza estaba vacía. ¿Empiezas a entender qué es Ravensbrück?

– ¿Es posible, Lola?

Con un gesto de la mano señala a dos chicas.

– Mírales las piernas.

Las piernas de las dos chicas tienen dos largas y profundísimas cicatrices, en sentido vertical.

– ¿Qué es eso?

– Experimentos científicos de los médicos nazis. Les han sacado los tuétanos. Son los conejillos de indias del bloque 32. A menudo les fallas las piernas y caen. Quedan lisiadas de por vida. A otras les hacen cosas aún peores. Muchas, casi todas, mueren. O bien loas matan, para estudiar en sus cuerpos el resultado de los experimentos “científicos”.

(Mercedes Núñez Targa: Destinada al crematorio. De Argelès a Ravensbrück: las vivencias de una resistente republicana española, Renacimiento-Biblioteca de la memoria, 2011, pags. 73 a 74)