IMRE KERTÉSZ: SIN DESTINO

Si existe la libertad entonces no puede existir el destino, por lo tanto, nosotros mismos somos nuestro propio destino“.  (KERTÉSZ, Imre: Sin destino, Acantilado, pag. 260)

¿Qué tipo de experiencia puede ser sobrevivir a un campo de concentración como Auschwitz con quince años? Esa es la experiencia que tuvo que superar Imre Kertész en su juventud. Nacido en Hungría, en el seno de una familia judía no practicante, la ocupación alemana del país supondrá en 1944 la deportación masiva de miles de húngaros a los campos de concentración.

Superviviente de Auschwitz, Kertéstz lo es también del régimen comunista húngaro. Vivirá durante cuatro décadas de forma marginal, malviviendo como periodista y traductor de obras al alemán. Sin destino, pasa sin pena ni gloria en el año 1975, como una obra menor sobre un tema, el del Lager, que ya ha sido tratada por otros autores de mucha más presencia mediática. Sin embargo, en la década de los años 90, con la desaparición del bloque comunista, Kertéstz es descubierto en occidente, sobre todo en Alemania, como un autor ocultado por el régimen. El proceso de rehabilitación concluirá en 2002 con la concesión del premio nobel de literatura.

Sobre el mundo del lager Kertéstz ha escrito varias obras. La principal es la novela que aquí nos ocupa, Sin destino. Se trata de un relato no autobiográfico, pero en el que podemos descubrir la propia experiencia de superviviente. Es para gran parte de la crítica, la mejor obra de testimonio sobre los campos en la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuáles son sus méritos? Para mí el principal es la forma magistral en la que Kertéstz nos introduce en el proceso de aniquilación y exterminio, físico y moral, que significa Auschwitz. El desarrollo de la novela nos conduce por un camino bien marcado, sin altibajos, sin recurrir a “efectos pirotécnicos” que traten de conmovernos (algo bastante simple de conseguir). Ese discurrir sereno, no carente de fina ironía y de velada crítica, se basa en situaciones que sólo al concluir toda la obra cobran completa interpretación. Estoy pensando en concreto en una escena que se podría considerar banal del comienzo de la obra. Convocado el protagonista por las autoridades húngaras a acudir a una fábrica de ladrillos, (de donde partirá sin que él lo sepa todavía, el convoy con destino a Auschwitz), dos vecinos de su familia discuten sobre si la mejor forma de llegar es coger el tren o el autobús. A su regreso, les reprochará su actitud de inacción, el haberse preocupado únicamente de si para ir a Auschwitz “era mejor coger el tren o el autobús”.  Ese discurrir a través de meandros concluye no es una desembocadura amplia y serena, sino en una cascada, el estallido del protagonista a su regreso a casa. Lo que ha vivido, ¿era acaso su destino?. ¿Cómo interpretar su experiencia? Y, ¿cómo los demás pueden llegar a comprender sus sentimientos ante lo vivido? Sin destino, es un título que a mí me gusta especialmente por lo que significa en cuanto a la interpretación de los campos de concentración. Frente a una visión determinista, casí mística o religiosa, de sacrificio del pueblo judío ante un “destino” marcado por la divinidad (el destino histórico del pueblo de Israel señalado en la novela por la opinión del tío Lajos), el destino de la Shoah, Kertéstz nos habla de un discurrir que no era el cauce natural de los acontecimientos: si ocurrió fue porque lo permitimos. Todos nosotros con nuestras pequeñas acciones, alemanes y víctimas, fuimos dejando que ocurriera. Ese es el mensaje de la novela, por lo menos a mi entender. No hay destino, hay hombres que con sus pasos fueron conducidos hacia el exterminio.

Esa interpretación es la que yo creo válida para interpretar los acontecimientos históricos y el devenir de la historia. Kertéstz aporta una visión que rompe con otros modelos religiosos del exterminio (en concreto veo diferencias con respecto a Eli Wiesel y la mitificación del “Holocausto”). Sin embargo leo que en los últimos años Kertéstz ha acabado asimilando una cierta mitificación de la experiencia concentracionaria, aplicando al estado de Israel, concepciones que no parecen casar con esta interpretación de la historia. De todas formas, esto no cambia para nada el valor de Sin destino, como relato del universo concentracionario.

http://www.nodo50.org/csca/palestina/alba-23-10-02.html

PARA CONSULTAR LAS ENTRADAS DE ESTA OBRA: SIN DESTINO

Anuncios
One Response “IMRE KERTÉSZ: SIN DESTINO” →
1 Trackback For This Post
  1. Adiós a un Nobel: murió Imre Kertész > Poemas del Alma

    […] https://universoconcentracionario.wordpress.com/libro-del-mes-recensiones/imre-kertesz-sin-destino/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: