ZALMEN GRADOWSKI: EN EL CORAZÓN DEL INFIERNO

9788476588932“Ven aquí, acércate -tú, feliz ciudadano del mundo- que vive en aquella tierra donde aún existe la dicha, la alegría y el placer; y yo te contaré cómo los modernos y viles criminales trocaron en desgracia la felicidad de un pueblo” (Zalmen Gradowski, En el corazón del infierno, pag. 5)

Primo Levi había incidido en su imposibilidad como superviviente para dar cumplida cuenta de lo que había sido el horror de los campos de concentración, porque, según el autor de Si esto es un hombre, para poder ser un auténtico testigo del genocidio, para poder expresar en toda su verdad lo que había supuesto la masacre de millones de personas en las cámaras de gas y la posterior eliminación de sus restos en los crematorios, habría hecho falta sufrir por completo el proceso de aniquilación, haber sido una más de las víctimas. Es evidente que ese “testimonio perfecto” es imposible de alcanzar, por lo que debemos conformarnos con los relatos de aquellos que vivieron de cerca el exterminio y pudieron dar su testimonio de lo que vieron.  Sin embargo, existen relatos que se aproximan mucho a ese “ideal” de testigo: se trata de los rollos que escribieron varios miembros de los Sonderkommando (comandos especiales encargados de las cámaras de gas y crematorios) y que fueron enterrados por sus autores en los campos de concentración con el objetivo de poder dejar a las generaciones futuras un relato fiable y verídico de lo que allí había ocurrido. A pesar de que posiblemente fueron muchos los escritos que se realizaron, sólo han podido ser rescatados desde 1945 unos ocho textos pertenecientes a cinco autores, cinco miembros del Sonderkommando de Birkenau: Haïm Herman, Lejb Langfus, Zalmen Lewental, Marcel Nadsari, y posiblemente los dos textos más famosos correspondientes al judío polaco Zalmen Gradowski (“Esto lo escribí hace diez meses. Yo vine de Luna Kreiz, de Grodno, del lager de Kielbasín. Lo había enterrado en un pozo de ceniza. lo consideraba el sitio más seguro, donde seguramente excavarían, en la parcela del crematorio”, pag. 57)

En meses anteriores ya habíamos tratado otra obra procedente de un miembro del Sonderkommando. Se trata de la entrevista realizada por la periodista Beatrice Prasquier a Shlomo Venezia (enlace a la reseña de Shlomo Venezia). Sin embargo hay diferencias notables entre ambas obras. Venezia escribe sesenta años después de su liberación y de una forma llana y sencilla. Gradowski, con aspiraciones literarias, nos trasmite la inmediatez de lo sucedido, el espíritu del día a día en los crematorios. Además, la diferencia radical se encuentra en sus destinos: Venezia sobrevivirá, Gradowski no.

Pocas cosas nuevas podremos descubrir en el testimonio de Gradowski que no hayamos ya leído en otras obras comentadas en este blog. Los transportes, la inacción de las víctimas, el proceso de asesinato y cremación… Sin embargo la emotividad del relato, el desbordamiento de sentimientos que trasmite el autor, el dolor por las víctimas (en primer lugar por su propia familia), serán elementos difíciles de volver a encontrar en ninguna otra obra. Es este posiblemente el principal mérito. Lo literario y poético se mezcla con lo dramático de la narración para dar paso a una obra sobre la desolación de las víctimas, tanto de los sacrificados como de los miembros del Sonderkommando, víctimas también del sistema. El resultado son algunas de las páginas más conmovedoras sobre el exterminio de los judíos en la Segunda Guerra Mundial. Quizás no sean las más elaboradas ni las más perfectas, en efecto, las reiteraciones, a veces las imprecaciones contra los alemanes, las invocaciones a la luna, etc. pueden restar a veces calidad a la obra o hacerla farragosa, pero hay que tener en cuenta las condiciones en las que se realizan estos escritos: evidentemente se trata de una escritura furtiva, desafiante frente a la autoridad alemana, realizada por lo tanto sin posibilidades técnicas ni medios materiales adecuados. En definitiva se trata de la única arma con las que los integrantes del Sonderkommando pudieron defenderse de sus opresores: el testimonio para las futuras generaciones: “Escribo con la intención de que por lo menos un mínimo de esta realidad llegue al mundo y que tú, mundo, reclames venganza, venganza por todo esto” (pag. 61). Familia GrasowskiEsa es la obsesión constante de Gradowski, quien recuerda al principio de cada texto a su familia: “Dedicado a mi familia ejecutada en Auschwitz-Birkenau: Mi esposa Sonia, mi madre Sore, mi hermana Ester-Rojl, mi hermana Luba, mi suegro Refuel, mi cuñado Volf”. (pag. 5) El autor ruega al descubridor del manuscrito que pida a su familia de EEUU una fotografía suya con su esposa para publicar junto al libro. Esta obsesión por dejar huella, por no ser borrado de la historia, parece lógica cuando en su día a día veían como los seres vivos pasaban en apenas unos minutos a ser menos que cenizas enterradas.

La edición aquí comentada fue publicada por la editorial Anthropos en su colección Memoria Rota, Exilios y Heterodoxias, nº 44, y se trata de una traducción del francés a partir del original en idish (la lengua de los judíos del este de Europa). El cuerpo central del libro son los dos manuscritos de Gradowski encontrados en 1945 en el campo de Birkenau. El primero, bastante breve -unas 55 páginas-, refiere el transporte del protagonista desde el lager de Kielbasín hasta entrar en el Sonderkommando. El segundo, más extenso -unas 100 páginas- está divido en varias partes. Noche de luna llena es una evocación de la naturaleza frente al sufrimiento humano en el lager: “La noche oscura es mi amiga, el llanto y el grito, ésa es mi canción; el fuego que consume a las víctimas es mi luz; la atmósfera de la muerte es mi incienso, el infierno: ése es mi hogar” (pag. 65) La Luna es el único testigo omnipresente de este sufrimiento, pero a veces hasta ella parece burlarse de la tragedia: “¿Por qué eres tan egoísta, Luna, y te burlas de ellos sádicamente cuando ya se encuentran en el umbral de la sepultura (…)?” (pag. 67). La Separación narra el envío de una parte del Sonderkommando de Birkenau hacia otro lager, desatando los temores entre todos sus miembros sobre su destino final. El texto se convierte en un alegato del sufrimiento de los miembros des Sonderkommando así como una narración de la camaradería generada entre ellos, su única familia ya, los únicos capaces de comprenderse en sus aspiraciones: “Todos nosotros, al borde de la tumba, en el umbral de nuestra muerte, antes del último estremecimiento, daríamos una respuesta del por qué y para qué habíamos vivido y existido en el corazón del infierno” (pag. 79). La última parte, El transporte checo, es el relato completo de todo el proceso de exterminio de un numeroso grupo de judíos checos. En él, Gradowski nos muestra con un tono bastante neutro en el que ha desaparecido el lamento ácido de otros apartados anteriores, hasta qué punto ha llegado su inmunidad al dolor y sufrimiento personal y de la humanidad sacrificada, y es que “¡¿Acaso puede un muerto llorar por otro?!” (pag. 112).

El libro incluye también un Prefacio a modo de advertencia escrito por Philippe Mesnard quien nos muestra una sucinta revisión del antisemitismo en Europa desde principios del siglo XX, pero no sólo en Alemania, sino también con ejemplos extraídos de Suiza. Sigue a este prefacio una introducción escrita también por Mesnard en colaboración con Carlo Saletti en la que se nos hace una explicación sobre los Sonderkommandos y la historia de los manuscritos encontrados. Concluye el libro con las notas, bibliografía y un amplio cuadro sinóptico sobre los acontecimientos acaecidos en Auschwitz entre 1940 y 1945.

Zalmen Gradowski: En el corazón del infierno. Documento escrito por un Sonderkommando de Auschwitz-1944, Anthropos, 2008, 226 páginas.

Para ver todas las entradas de esta obra hacer clic en el enlace: EN EL CORAZÓN DEL INFIERNO.

Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: