DOCTORES DEL INFIERNO: EXPERIMENTOS CON BOMBAS INCENDIARIAS

Posted on 24 junio, 2012

0



El doctor Ding-Schuler dirigió los experimentos con bombas incendiarias en Buchenwald. El propósito de estos experimentos era comprobar la eficacia de un preparado de disolvente líquido de tetracloruro de carbono, denominado R-17, y otros líquidos o pomadas dermatológicas para combatir las heridas y quemaduras de guerra causadas por las bombas incendiarias arrojadas en el campo de batalla. Si tenían éxito, estas pomadas se distribuirían en dispensarios de socorro contra ataques aéreos a todas las víctimas potenciales de estas bombas.

Entre el 19 y el 25 de noviembre de 1943, el doctor Ding seleccionó a “cinco sujetos de experimentación [a los que] se quemó premeditadamente con fósforo prendido extraído de una bomba incendiaria. Las quemaduras resultantes fueron muy severas, las víctimas sufrieron dolores atroces y lesiones permanentes”. [Nuremberg Military Tribunals: The Medical Case, vol. 1 pag. 640].

(…)

En su testimonio, el doctor Mrugowsky afirmó:

– Tras un tiempo considerable sin noticias del oficial médico, y a propósito de la conveniencia de dar a conocer el fármaco R-17 a los dispensarios de socorro contra ataques aéreos, le pregunté al respecto en una reunión. Me dijo entonces que no podía introducirse el fármaco porque sólo poseía propiedades de disolución del fósforo, pero no contribuía directamente a la curación de las quemaduras.

Aunque los imputados Genzken, Gebhardt, Mrugowsky y Poppendick fueron acusados de responsabilidad destacada y participación en experimentos con bombas incendiarias constitutivos de delito criminal, todos ellos fueron absueltos.

(SPITZ, Vivien: Doctores del Infierno, Tempus, 2009, pags. 251-254)

Anuncios