HITLER, LOS ALEMANES Y LA SOLUCIÓN FINAL: EL DESTINO DE LOS VERDUGOS DEL WARTHEGAU

Posted on 1 marzo, 2014

0


GREISER CONDUCIDO A JUICIOEntre los destacados perpetradores provinciales del genocidio nazi en el Warthegau, el inspector de la policía de seguridad y el SD, Ernst Damzog, murió en combate en 1945. El jefe de la SD de Posen, Rolf-Heinz Höppner fue condenado a cadena perpetua en Poznan (Posen) en 1949 y liberado a través de una amnistía en abril de 1956. El presidente del Gobierno de Lodz, el doctor Friedrich Uebelhoer, desapareció después de ser encarcelado por los norteamericanos con un nombre falso. El presidente de la policía de Lodz, doctor Wilhem Albert, murió en 1960. El jefe de la Gestapo en Lodz desde abril de 1942 y, al mismo tiempo, alcalde de la ciudad de Lodz, doctor Otto Bradfisch, responsable además de los fusilamientos del Einsatzgruppen en Rusia, fue condenado en Múnich en 1951 a diez años de prisión, y en Hannover en 1963 a trece años, además del tiempo que pasó en su encarcelamiento de Múnich, por complicidad en el asesinato de quince y cinco mil personas respectivamente. El jefe de la oficina de judíos en Lodz, Günter Fuchs, fue juzgado en Hannover en 1963 y condenado a cadena perpetua por nueve casos de asesinato y complicidad en el de al menos 15.000 personas. El jefe de la administración alemana en el gueto de Lodz, Hans Biebow, murió en al horca en Lodz en 1947. Herbert Lange lo hizo en combate cerca de Berlín en 1945. Su sucesor como jefe del Sonderkommando Kulmhof, Hans Bothmann, se ahorcó estando bajo custodia británica en 1946. De los 160 hombres sospechosos de participar en los asesinatos de Chelmno, hubo 105 que no se localizaron; 22 fueron declarados muertos o desaparecidos en combate, y dos fueron condenados a la horca en Polonia. Un total de 33 fueron localizados e interrogados, de los cuales 12 acabaron siendo juzgados en Bonn en 1962. El resultado del juicio y las apelaciones se hizo público finalmente el 23 de julio de 1965: ocho de los acusados fueron encontrados culpables de implicación en asesinato y fueron condenados a periodos de entre trece meses y dos semanas y trece años de cárcel. En otros tres casos, la implicación fue considerada leve y no merecedora de castigo. El último caso quedó suspendido porque el acusado fue considerado no apto para ser procesado.

GREISER AHORCADOArthur Greiser fue condenado a muerte por un tribunal polaco y fue ejecutado en la horca en Poznan en 1946 –después de que fracasara una petición papal de última hora implorando clemencia- . Wilhelm Koppe consiguió huir después de la guerra y vivió bajo un nombre falso y como hombre de negocios durante cerca de quince años, llegando a convertirse en director de una fábrica de chocolate en Bonn. Fue capturado en 1960 y finalmente, en 1964, incriminado por su implicación en los asesinatos en masa de Polonia. Fue considerado no apto para ser procesado. Murió pacíficamente en su cama el 2 de julio de 1975.

Las cifras más precisas estiman que entre 1941 y 1945 fueron asesinados en Chelmno un mínimo de 150.000 judíos y 5.000 gitanos. Sobrevivieron cuatro judíos.” (Ian Kershaw: Hitler, los alemanes y la solución final, La Esfera de los libros, 2009, pag. 152 a 154)